Residencia Ca Calbet

Tu alojamiento en Margalef, el paraíso de la escalada

La casa está situada en el centro de Margalef. Forma parte de la agrupación de casas que originaron el pueblo ¡nada menos que en 1570! La casa está reformada, y combina un acogedor aire rural con todas las comodidades necesarias para que disfrutes de tu estancia. Las paredes gruesas conservan el calor en invierno y el frío en verano, y sus vigas de madera te transportarán a otra época… en la que, sin embargo, podrás conectarte a nuestra wi-fi con el confort de la calefacción y del aire acondicionado. La planta inferior dispone de dos cálidos comedores decorados con vigas de labranza. Además de degustar en ellos la deliciosa cocina de Rosa Mari, podrás entretenerte con la televisión, jugar a juegos de mesa o escuchar música.

También encontrarás revistas, folletos y libros de excursiones. Nos encanta charlar con los clientes y estaremos encantadas de echarte un cable para planificar tu excursión o tu día de actividades en el Priorat. En el entresuelo se encuentra la cocina: lugar de preparación de los guisos más sabrosos de Margalef. Aunque nuestra especialidad es la cocina tradicional, también preparamos una amplia gama de comidas vegetarianas y veganas: por favor, avísanos en el momento de realizar tu reserva. Además del delicioso menú incluido en los regímenes de media pensión y pensión completa, podéis comer a la carta en ocasiones especiales y, por supuesto, disfrutar de nuestros vinos con D.O.Q. Priorat y D.O. Montsant.

Camas dobles
Camas individuales
Restaurante en Margalef de Montsant / Restaurant in Margalef
Restaurante tradicional

Su satisfacción es nuestra prioridad

Nos esforzamos día a día en recibir a nuestros clientes con mucho cariño y ofrecerles un servicio de calidad. Para que todos y cada uno de nuestros visitantes se lleven un buen recuerdo de la Residencia Ca Calbet y el precioso pueblo de Margalef

El lugar fantástico, tranquilidad asegurada, pero si toda la gente fuera como las de ca calbet .... Muy muy agradables y amables Un pueblo donde abundan escaladores y montañistas. La comida casera pero con un toque especial muy acertado Neus P.
El personal es muy agradable y la comida excelente. Esperamos poder repetir la experiencia. El pueblo está en un entorno muy tranquilo, y ofrece muchas oportunidades de ocio y pequeñas excursiones, o de gran recorrido. Montserrat P.
Estuvimos dos noches, es un sitio para desconectar de la ciudad y si te gusta la montaña es el lugar idóneo. Rosa Mari es encantadora y que decir de Esperanza. La comida excelente lo hace todo con tanto amor que no te puedes dejar nada. Los desayunos te los prepara en el mismo momento y la cena es expectacular y ademas las verduras son de la huerta. Muchas gracias por todo, volveremos. Lola S.
×

Entrar como usuario